El Ayuntamiento de Marratxí ha aprobado en el pleno municipal el Plan de prevención y gestión de residuos, que incluye más de una decena de estrategias medioambientales a implantar desde 2022 hasta el año 2026.

Los objetivos del plan son conseguir ahorrar recursos naturales y energía; disminuir los impactos ambientales, y reducir los costes asociados a la gestión de residuos, entre otros puntos. Todo, a través de la prevención. Hasta el momento, la mayor parte de las políticas públicas y esfuerzos se habían focalizado en el reciclaje y el tratamiento finalista de los residuos.

La regidora de Medio Ambiente, Cristina Alonso, ha explicado que “la elaboración de este plan responde a la necesidad de agrupar recursos y esfuerzos en la línea de la prevención de residuos contando con todos los agentes, tanto económicos como sociales, implicando tanto a nivel de pequeño comercio, asociaciones, contratación pública responsable y ciudadanía, con el fin de ir hacia un Marratxí más limpio y sostenible”.

Durante este 2022, las actuaciones se han centrado en impulsar el compostaje y al adquirir vasos reutilizables para los diferentes actos y fiestas impulsados desde el Ayuntamiento, como el Magrana Tardor Fest del pasado noviembre.

El próximo año se mejorará la recogida selectiva, entre otros puntos, y se introducirán cambios en la normativa y la fiscalidad. En concreto, se desplegará un marco fiscal para fomentar la gestión preventiva de los residuos, y se introducirán cláusulas de prevención de residuos en la contratación pública del Ayuntamiento.

Para 2024 se contemplan medidas como la ampliación y consolidación de la estrategia de compostaje y la identificación y promoción de los comercios de proximidad que facilitan una compra responsable.

Entre los objetivos del plan figura también desplegar para el año 2025 la campaña ‘Marratxí libre de plásticos’, además por ejemplo de la prevención del derroche alimentario y redistribución de excedentes de alimentación a grandes productores.

En 2026 está contemplado el fomento de la reutilización y reparación de bienes y productos, y el fomento de la preparación para la reutilización en los puntos verdes.